Banca de Parque   Una Banca 
  de Parque

pise el grass, haga picnic, sea libre

8.5.06

De vuelta a la Campiña

Catalino salta grácilmente de un hombro a la mesa; y de ahí, a la ventana. Poco le importa ser un mono de tres patas, que el mono Masha le haya arrancado una pierna y parte de la oreja izquierda en una pelea celosa. Igual lo engrien, igual salta y busca comida en un cesto, saca una manzana que apenas cabe en su boca y se va feliz a jugar con la media docena de perros, con el gato o el perezoso que viven con él, o quizá a hacerle muecas a alguna de las hiperquinéticas ardillas del jardín.

La casa de David no es una casa, es un zoo; y antes que un zoológico, un refugio para animales. No lo había visitado hace meses, pero cada vez que regreso, habrá acogido algún nuevo animal para que lleve una mejor vida que la de mascota exótica convicta en medio de la ciudad. Siempre que vuelvo al MiniZoo, que asi se llama esta iniciativa para salvar animales, respiro de ese aire de convivencia tranquila con la naturaleza, rodeado de cactus y canarios y sol y un montón de sosiego.

La campiña me ha recibido por un camino nuevo, de adoquines encarnados, que me recuerda a los de Oz, donde Dorothy bailaba con Toto. El camino lleva hasta las imponentes Huacas del Sol y La Luna; pero yo no quiero ver al mago degollador, sólo voy a visitar a David y a los García. Estos últimos son una familia de hermanos, mitad artesanos, mitad artistas y 100% moches; su casa es a la vez museo, galeria y hogar. Ahi está Sol, protagonista de mi documental de perros viringos. Está con la nueva Luna (osea Luna Nueva) y sus crías: Payar y Conache. Es papá! Me alegro casi como un tío con la noticia, y Javier, el mayor de los García, comenta hallazgos de la vida familiar de sus calatos, del Sol refunfuñón, la amorosa Luna y de los inquietos mellizos.

Y si salgo a la puerta, veo la campiña verde, con el cielo alto y el horizonte dibujado de cerro, y toda esa paz que me lleva a envidiarla y a prometerme vivir ahí (o al menos visitarla). Pienso en esa vida bucólica y laxa, como de ensueño. Aunque sé que en el fondo sea austera, sacrificada; vida trabajadora de campo, vida de campiña... sonrío. Me gustaría tomar Chicha de Moche.
|| por Antolín Prieto, 8.5.06

20 Comments:

me hiciste añorar dos cosas, el aire moche que sentía muy penetrante en Trujillo (en mi Trujillo, el que yo conocí)y la comunión con la naturaleza.

Es extraño, ese tipo de añoranza mezclada con angustia no la he percibido hace años, yo también quiero chicha mochera.
Blogger Miss Jones, at 8.5.06  
oe nos olvidamos de la chichita!! ptm!!!
Blogger Rebk, at 8.5.06  
cual es la chicha de moche?
me han dado unas ganas increibles de visitar ese lugar, seguro entre tanto cachorro y el mono de tres patas me vuelvo loca.
Blogger Daniela, at 9.5.06  
bello paseo y excelentes fotos.. salu2 desde venezuela
Blogger metaforica, at 9.5.06  
Estando tan cerca tengo que planear pronto la visita para conocer por fin a esos lindo seres.
Blogger viollacea, at 10.5.06  
tu blog luce bien, es muy ameno.
Blogger césar castillo, at 11.5.06  
QUE SALUDABLE ES SALIR DE LA CIUDAD. EN QUE MIERDA ESTUVIERON PENSANDO LOS HUEVONES ESTOS QUE LA DISEÑARON SIN LUGARES ABIERTOS Y VERDES ,SIN FAUNA. MEJOR NO ME HAGO HIGADO Y ME TOMO UN POCO DE CHICHA JAJAJA! SALUD ANTO!
Blogger Yonel, at 12.5.06  
Estamos en el norte y cerca, felicitaciones por tu blog.
Blogger lucas tarazona minaya, at 12.5.06  
Hace tiempo que no voy por esos lares. No entiendo eso de la pedrada de un mono que dejo cojo a otro. Cada vez nos copian más.
Blogger Oscar Pita-Grandi, at 12.5.06  
La mona que vivía con nosotros se llamaba Luisa. Un día iba con ella sentada el hombro mismo Marco, se apareció un perrazo y la chuchamona se me meó encima. Me acuerdo que olía dulce.
Blogger Chacaloncito, at 15.5.06  
quisiera ir a correr por esos lares ojala lo haga pronto.
Anonymous Girasol, at 16.5.06  
es por demas Anto la gente es borrachosa, mas bien llevate un poquito de chicha de moche hoy y celebramos por la paternidad de Sol que dices :)
Blogger g0lem, at 20.5.06  
Quentin T. me ha costado llegar hasta aquí, borre mi blog y acabo de empezar...

voy a leerte un poco.


*
Anonymous Juliette L., at 24.5.06  
oeeeeeeeee ja! el prof. ta q pone de ejemplo tu blog jaaaaaaaaaa
Blogger Rebk, at 24.5.06  
todas las campiñas son muy lindas en el peru, la campiña arequipeña es maravillosa tambien,la comida,la chicha y sobre todo la paz que te hace sentir pasar unos dias alli....que añoranza....
Blogger anilu, at 25.5.06  
Et vous? No actualiza nunca???

Yo...la que se burla de su cara...
Blogger Laura Hammer, at 25.5.06  
chapero
Anonymous Anónimo, at 26.5.06  
vopy a ir a ver a los caimanes asi no mas asi
Blogger David Hoyos, at 27.5.06  
Qué visita tan conmovedora. Los animales desamparados siempre me provocan un sentimiento de ternura, así que me siento identificada con tus amigos. Felicidades por esa evocación tan vívida.
Blogger Isabel Romana, at 29.5.06  
Ese Catalino ya se ha vuelto algo famoso gracias a tu blog. Ojalá se acuerde de enviarte la Visa cuando lo contraten en Hollywood.
Blogger Oscar Pita-Grandi, at 3.6.06  

Add a comment