Banca de Parque   Una Banca 
  de Parque

pise el grass, haga picnic, sea libre

31.12.05

Doctor, pero el año nuevo no era enfermedad...

Un chifa recalentado, me impide dormir dos días producto de terribles fiebres y estragos estomacales. El primer día resisto estoicamente, pero los dolores incrementan. Así, al segundo día voy al médico de la familia, a que me recete algo para curarme antes de que llegue el año nuevo y me pase la noche en casa brindando con un bactrin y la tasa del baño.

En el consultorio, la espera se alarga más de lo común; por mientras, leo los resultados de las encuestas de Humala y Lourdes; un retorcijón me estremece al sobrepasar la palabra "Elecciones". Mal signo. Hay ajetreo tras la puerta del doctor. La secretaria le anuncia que estoy esperando hace rato. Él me ve por entre la puerta entornada y me dice, "Ya ahorita".

Al momento, entro. Escucho bulla en el transfondo del consultorio (hay una habitación y un baño tras el consultorio). "Disculpa, es una señora que se ha tomado tres blisters de somniferos. Son las fiestas. No a todos les cae bien. Tiene que devolverlo todo. Felizmente no ha digerido mucho, aunque está media drogi."

Explicada la espera, le describo mis sintomas. Luego del chequeo me receta: dieta blanda, reposo y unas pastillas (plidan, ciproflox, frutiflex). El doctor regresa a ver a su paciente suicida. Escucho desde la otra habitación: "¿ya todo? no se preocupe, mejorará". "Ya está mejor", me comenta señalando la puerta, cuando regresa. ¿Le inyectará adrenalina o alguna cosa asi? "no sólo glucosa, para que metabolize más rápido". ¿Doctor, y yo, ya estaré mejor para año nuevo? Me mira y se rie, "nada de alcohol" mientras escribe en la receta DIETA SIN ALCOHOL y entonces, toda la fiesta de año nuevo se me apaga y el picapica se queda en la bolsa, los cohetones sin reventar y el champán sin abrir.

Al salir me despido con un tradicional "Que tenga buen año", él sólo me responde "Que te mejores".

Doctor, tiene razón, no a todos le caen bien las fiestas.
|| por Antolín Prieto, 31.12.05 || link || (7) cháchara(s) |

30.12.05

Muerte y Violencia

No conocía al tipo que le quitaron la guitarra, cinco minutos despues que me fui. Lo vi subido en el escenario y no "me dijo" nada, era un metalero y no pasaba nada con su música. Ahora, me queda pensar que yo pude estar en su lugar. Pienso, que lo asaltaron para quitarle su guitarra, y me convenzo que a esos tipos les deben sacar la mierda y matarlos.

Me da igual que sea metalero o chichero, eso no me incumbe: esa música, igual, no me gusta. La ciudad se ha puesto violenta, invivible y peligrosa. Hay días que alucino que en unos años las urbanizaciones tendrán torreones en las esquinas, en vez de guachimanes pagaremos mercenarios o milicias para que nos defiendan de las hordas que bajaran de los conos a apoderarse de nuestros territorios y bienes: y solo podremos circular bajo salvoconductos antes del toque del queda. Así, es la violencia de otros tiempos.

Digo, no me importaría, pero me importa. Me importa, porque el hijoputa que le robó, sacó una 22 cuando ya tenía la guitarra y disparó por disparar y hoy ya no hay metalerito. Aun pienso que pude ser yo o cualquiera de mis amigos. Y pienso de nuevo en la guitarra y el grupo y el pata y su familia. Y me digo con rabia que un desgraciado que no respeta la vida, no se merece la vida.
|| por Antolín Prieto, 30.12.05 || link || (9) cháchara(s) |

26.12.05

Fin de Ciclo (Viaje al Corazón de las Tinieblas)

El puente Dalong en "Apocalypsis Now!"

"Esto se parece a la guerra", le digo a Alonso y él me mira extrañado. Le explico, "Sí. No duermes, o duermes mal, la tensión te mata, todo el tiempo como bajo fuego cruzado, recibiendo ordenes, sin salir de la trinchera y sin ver al enemigo". Se sonrie de soslayo y asiente mientras vamos saliendo de la U. Es una de esas semanas donde nos han dejado mas trabajo del que los mismos profesores revisaran.

A pesar de (o justamente por) toda la tensión y todas las amanecidas y cafeinadas he logrado sobrevivir, ileso, al octavo ciclo - ciclo que tiene fama de ser el más ruín, desorganizado y poco condescendiente de mi carrera en la universidad .


En estos días, mientras caminaba por el campus no podía dejar de sentirme como en la escena del puente en "Apocalipsis Ahora" de Ford Coppola. No como el Capt. Willard, sino como Lance, un simple soldado, que se detiene por un instante y dice "Disneyland. Fuck, man, this is better than Disneyland" al observar las explosiones a su alrededor mientras el LSD le incendia el cerebro. Caminar disociado de toda esa locura y poder adherirme a esos rostros y escuchar esas conversaciones estudiantiles, banales y fundamentales por igual; escuchar, de cuando en vez, alguna guitarra de palo ensayando frenética un hit que le va de soundtrack a la vorágine de copias y copiaderas. Pero, yo solo pienso en "This is the end... my friend... my beautiful friend... the end ..." de Morrison, mientras se va el ciclo y siento como si el helicóptero (es una combi) me transportase lejos de esa jungla de carpetas y oficios. ... Y como en la película de Coppola, se escucha al final una voz "The Horror, the horror".

Viéndolo de lejos, no puedo explicar porque someter a tanto estress, a jovenes que de ser mejor cuidados podrían rendir más y mejor cuando saliendo de la universidad, en realidad tengan que trabajar; pero ahí caemos en demagogias y en conversaciones viciosas sobre la utilidad de la U y sus formas y currículas. Lo cierto es que por ahora, tengo vacaciones y me quedan dos ciclos más para enfrentar el horror.

|| por Antolín Prieto, 26.12.05 || link || (7) cháchara(s) |

10.12.05

25


Cuando era niño, tenía mi propio superhéroe "Carbonman" que no era más que ocho fichas de Play-Go unidas, pero que mi bullente imaginación encarnaba a este ficticio ser espacial. Tenía su propia historia, sus aliados y sus enemigos. Entre los datos de su propia historia tenia la cualidad de no envejecer sino que siempre se sentía en el máximo de su poder físico y mental. Para esto tenía que decidir su edad.

En ese entonces tenía la idea de que debería ser un número perfecto, claro desde mi infantil punto de vista. Consideré un cuadrado perfecto de 10 unidades de lado (10 porque tengo 10 dedos), su área 100. Cien no me gustaba porque era como decir que era un bisabuelo; la mitad 50, era como entre mi papá y mi abuelo, muy mayor aún. La mitad, 25, no había un referente en casa de veinticinco, la idea de juventud, era perfecto además por ser 5 al cuadrado. Pienso que fui tonto, en la misma medida que fui niño e inocente. Podía haber dicho que tenía un millón de años y que tenía su propio contar de tiempo, pero aún no conocía a Einstein y su relatividad, ni a Borges y sus mundos infinitos, pobre de mí. En fin, fue 25.

Hoy he cumplido 25 años y no me siento en mi máximo, ni en mi mínimo. Como no lo sentí a los quince, a los dieciocho o a los veinte, ni lo sentiré a los treinta o los cuarenta. Hoy entiendo que el tiempo es tiempo y que el único tiempo que tengo es sobre el que estoy parado.
|| por Antolín Prieto, 10.12.05 || link || (18) cháchara(s) |

4.12.05

Mis Verbos y Los Sustantivos


Hoy me vi, nuevamente, referido en el periódico (La Industria 04/12/05 - suplemento Dominical) como "cortometrajista" o "joven promesa del audiovisual trujillano". Tragué saliva mientras leía la nota.

Cuando estas cosas suceden lo tomó con una mezcla de modestia y vergüenza. Es mi reacción, don´t blame on me. También me preocupo. Es que no es lo mismo que uno diga "quiero hacer cine/video" o "soy videasta" a que la gente te comience a llamar así. "Mira, ese ón hace video" o "es videasta" significa que alguien más está asintiendo y reconociendo lo que tú haces y que quizá lo estás logrando. ¡Vaya!

Estas afirmaciones, públicas o privadas, también me abren un mundo de interrogantes - ¿Lo dirá en serio? ¿Lo dirá con sorna? ¿Lo dirá porque soy su pata? - y un sinfín de razonamientos sobre la responsabilidad de los sustantivos. ¿Como he sido catalogado "videasta", ya no podré ser escritor, padre, comunicador, ingeniero, amigo? ¿ya no seré blogger? ¿seré un videasta blogger o un blogger cineasta? ¿Que tal sino puedo volver a hacer un corto o un largo? ¿serán mentirosos todos los que afirmaron que soy un videasta? Me hace sentir una gran responsabilidad de no desmentir, de cumplir cabalmente con el sustantivo. Es una tortura y un honor... no lo sé.

Hago como que no me importa, o qué me importa un poquito, y después avanzo, veo estos epítetos como piedras bonitas que están en mi camino. Porque creo que la mayor responsabilidad no es con los demás, ni con los sustantivos y los adjetivos, sino con uno mismo y con sus verbos. Podré discúlparme con cualquiera si hago o dejo de hacer trabajos audiovisuales; pero no podré engañarme con excusas, sabré mi verdad de los eventos y de porqué hice o deje de hacer tal o cual cosa; y esa es la única materia que importa: el hacer para ser.

En el fondo, la creación es un compromiso personal, yo no soy un realizador o un videasta; soy alguien que hace video, alguien que se expresa. El verbo es transitivo. La creación también. Aún no me animo a hablar con sustantivos. Quizá un día de tanto hacer, me apropie de alguno.

Las obras no tienen dueños; los actos, sí.
|| por Antolín Prieto, 4.12.05 || link || (13) cháchara(s) |